Me han dicho que mi artritis psoriásica empeora con el estrés, ¿Qué puedo hacer para controlarlo?

Ejercicios de mindfulness, yoga, taichi, caminar de manera consciente, ejercicios de respiración... existen muchas formas de gestionar nuestro estrés que sólo necesitan un poco de entrenamiento y voluntad. Es más sencillo de lo que imaginamos cuando estamos en una situación estresante. Practicar ejercicio de forma regular y mantener el contacto con amigos y familiares, en actividades que nos distraigan son también fundamentales para reducir el nivel de estrés que no suponen un gran esfuerzo y reportan enormes beneficios.

Tengo psoriasis pero no artritis, ¿Debo esperar que antes o después tendré daño articular? ¿Qué puedo hacer para evitarlo?

Es cierto que entre un 10 y un 30% de las personas con psoriasis desarrollan artritis a lo largo de la vida. Dado que se desconocen las causas de la psoriasis, lo único que puedes hacer es llevar hábitos de vida saludables, evitar el estrés y mantener tu peso a raya. Si esto te preocupa, coméntaselo a tu médico para que haga las pruebas necesarias para detectar la artritis lo antes posible y abordar su tratamiento de forma precoz. Lee aquí sobre la Espondilitis anquilosante porque un 5% de los pacientes de artritis psoriásica sólo presentan inflamación en las articulaciones de la espalda y el cuello. Detectarla a tiempo es fundamental para abordar la artritis con éxito.

Me han recomendado un suplemento nutricional para mejorar las articulaciones, ¿Debo tomarlo?

Consulta siempre con tu médico pero nunca, ningún suplemento nutricional, debe sustituir los fármacos previstos en tu tratamiento. Muchos suplementos carecen de estudios que justifiquen su uso, y no todo lo que se vende bajo la etiqueta de “medicina tradicional” o “natural” lo es efectivamente. Sé prudente y en caso de duda, consulta a tu médico.

¿Es incurable la artritis psoriásica?

La artritis psoriásica es una enfermedad crónica. Pero actualmente los pacientes tratados después de un diagnóstico precoz pueden lograr tasas de remisión (ausencia de síntomas) con tratamientos basados en medicamentos biológicos y fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME).

Puede que, ante una remisión prolongada, tu médico te proponga eliminar el tratamiento total o parcialmente. Estos cambios siempre deben estar bien sugeridos y pautados, ya que existe cierta probabilidad de que vuelvas a necesitar tratamiento (algunos estudios hablan de un 46% de los casos en los que la remisión se consideró tan completa que se interrumpió el tratamiento).

¿Qué es un brote?  

Un brote o un periodo de exacerbación de actividad la artritis (de cualquier tipo, reumatoide, psoriásica, etc.) cuando ya pensabas que la enfermedad estaba controlada o incluso en remisión (prácticamente sin molestias). En realidad nadie sabe muy bien por qué se producen pero parece que una infección o momentos de mayor estrés pueden provocar estos momentos de dolor agudo para los que deberás tener preparado un plan con tu reumatólogo.

En el caso de la artritis psoriásica podrías presentar un brote de psoriasis o de artritis o ambos al mismo tiempo. No siempre las lesiones cutáneas y las articulares coexisten y evolucionan de igual manera.

Además del plan farmacológico que recomiende tu médico para estos casos, recuerda que adaptar el reposo y la actividad a la situación momentánea que vives, y aplicar medidas que te hagan sentir mejor como ejercicios de relajación o terapias alternativas pueden ayudarte a superar estos episodios.

La artritis psoriásica ¿Sólo se manifiesta en la piel y las articulaciones?

Además de en las articulaciones y la piel, la artritis psoriásica puede afectar a otros tejidos y órganos. Puede provocar, entre otros:

  • Hinchazón de dedos en manos y pies, la llamada dactilitis o “dedos salchicha”. Es una inflamación muy intensa en uno o varios dedos, como si fuera fruto de un golpe fuerte.
  • Dolores difusos por todo el cuerpo: sobre todo en tendones y entesis (puntos donde el tendón/ligamento y músculo se une al hueso), especialmente en talones, codos y muñecas.
  • Dolor en la parte baja de la espalda y glúteos, o en donde se unen las costillas con el esternón.
  • Lesiones en uñas de manos y pies, que se caracterizan por pequeños hoyitos en la superficie. Pueden llegar a desprenderse las uñas.
  • Dolor o disminución de la visión por inflamación de una parte del ojo (uveítis).
  • Dolor abdominal (de la tripa) acompañado de diarrea o de pérdida de peso sin explicación, podría deberse a una enfermedad inflamatoria intestinal.

 ¿En qué se diferencia la artritis psoriásica de la artritis reumatoide?

Sobre todo en la afectación de la piel pero además, en el caso de la psoriásica podría afectar también a la columna, llegando a estar más relacionada con la espondilitis anquilosante, de ahí que ambas estén dentro del grupo de las espondiloartritis. En el caso de la artritis psoriásica suele afectar a menos articulaciones que la reumatoide, que también suele ser más invalidante si no es tratada con rapidez. En ambos casos, es importante la detección precoz para que los tratamientos sean eficaces para intentar parar o disminuir el avance de la enfermedad.

Ambas pueden afectar a las manos, pero en la artritis psoriásica, las falanges más afectadas son las de la punta de los dedos, mientras que en la artritis reumatoide, las articulaciones más afectadas en las manos son las partes medias y la zona de los nudillos.

Algunas diferencias entre la artritis psoriásica y la artritis reumatoides son:

Artritis Psoriásica

Artritis Reumatoide

Igual en hombres que en mujeres

Mayoritariamente en mujeres

Inicio insidioso y agudo

Inicio insidioso

Patrón articular asimétrico

Patrón articular simétrico

La dactilitis “dedo salchicha” es una manifestación muy común

No presenta dactilitis

La entesitis es una manifestación muy común

No presenta entesitis

El factor reumatoide en analíticas es negativo

El factor reumatoide en analíticas es positivo

Puede existir presencia de sacroileitis

No presenta sacroileitis

¿La artritis psoriásica se hereda?

Existen factores genéticos asociados pero no determinantes. Tener antecedentes de artritis psoriásica puede dar pistas a la hora de un diagnóstico pero esos antecedentes no implican que, necesariamente, se desarrolle la enfermedad.

¿Qué precauciones debo tomar si salgo de viaje o me voy a vacunar por cualquier motivo?

Si estás en tratamiento por artritis psoriásica, es probable que seas lo que conocemos como “paciente inmunodeprimido”, lo que te hace más vulnerable a las infecciones. Por eso deberás evitar someterte a vacunas como las que se aplican en el caso de viajes a países tropicales que utilizan virus vivos atenuados para inmunizar contra la enfermedad. Es el caso de la vacuna contra la fiebre amarilla, por ejemplo.

Otras vacunas a base de virus vivos atenuados son la de la varicela, la polio, el sarampión, la rubéola y la parotiditis (paperas). Antes de viajar o vacunarte, consulta con tu reumatólogo sobre las precauciones que debes tomar.

¿Cómo puedo contactar con las asociaciones de pacientes?

Existe una asociación de pacientes de artritis psoriásica y sus familiares, a la que puedes acceder vía web: http://artritispsoriasica.org y también por teléfono en el +34 932 804 622.

Además, existe una asociación especializada en psoriasis, con o sin artritis: http://www.accionpsoriasis.org.

Para saber más, puedes llamar por teléfono a la Coordinadora Nacional de Artritis ConArtritis (+34 902 013 497/+34  91 535 21 41/ +34  644 00 77 18) o visitar su web para obtener información: http://www.conartritis.org

También puedes visitar la web de la Liga Reumatológica Española: http://www.lire.es

Visita también nuestro listado de Asociaciones de pacientes.

 

UCB CARES

Si tienes alguna pregunta puedes contactarnos directamente a través de UCB Cares, un centro de soluciones formado por un equipo técnico cualificado de UCB para responder a todas tus dudas sobre la enfermedad.

Contáctanos aquí